¿Es cierto el mito de que todos tenemos un doble?

0
13909
todos tenemos un doble mark ruffalo
Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo

Todos hemos confundido a otra persona con algún amigo o familiar. Y al mirarlo más de cerca o con más detenimiento, caemos en la cuenta de nuestro error. Y de seguro en alguna ocasión te dijeron que vieron a alguien igualito a ti. Nunca falta tampoco el que se la pasa encontrando parecidos entre gente famosa.

¿Pero es cierto aquello de que todos tenemos un doble en algún lugar remoto de la Tierra? Según dicen los que saben, hay una gran probabilidad de que así sea. Esto se debe a que hay un número limitado (extenso, pero limitado a fin de cuentas) de genes que influyen directamente en los rasgos faciales humanos.

“No hay tanta diversidad genética para elegir”, dice Michael Sheehan, profesor adjunto de neurobiología y comportamiento en la Universidad de Cornell, quien estudia rutinariamente variaciones en la genética de especies como las avispas y los ratones.

alguien-tuvo-un-papa-travieso

“Si revuelves una baraja demasiadas veces, en algún punto obtendrás la misma mano por segunda vez”, señala Sheehan. Esto se traduce en que toda combinación terminará repitiéndose en algún momento. Habiendo dicho eso, hay que tener en cuenta que esta “baraja” genética es bastante grande.

Hay un “número gigantesco de genes que contribuyen en cosas como la estructura facial y, por supuesto, el cabello, el color de ojos y piel, los cuales son altamente variables”, asegura el doctor Arthur Beaudet, profesor de genética humana y molecular en el Colegio Baylor de Medicina, en Houston.

“Los rostros humanos son más variables de lo que esperaríamos que fueran, en comparación a cuán variables son las partes del cuerpo humano”, continúa Sheehan. Una de las posibles explicaciones es que los humanos, al igual que otros animales sociales, se benefician de poder distinguir a los individuos de su propia especie. Es decir, por más obvio que suene, evolutivamente nos es conveniente saber quién es quién.

leonardo-dicaprio-double

A pesar de lo globalización y de que la gente tiende a viajar ahora mucho más que antes, Sheehan explica que nuestros genes son más sedentarios. “Antes, las poblaciones se desplazaban más y eso favoreció la diversidad genética. Pero en los últimos siglos, tendemos a emparejarnos y reproducirnos con personas de un entorno relativamente cercano, por lo general de nuestro mismo país. Eso reduce la variedad genética, aumentando las probabilidades de que surjan más personas parecidas físicamente”.

Ahora bien, ¿qué hay de esas personas que aún sin compartir vínculo familiar alguno tienen un parecido extraordinario? “No hay ningún misterio en eso. Son gente que seguramente está unida por algún lejano parentesco, aunque no lo sepan”, concluye.

Con información de: Live Science

Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo