Samsung ofrece una larga y humilde disculpa por el Galaxy Note 7

Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo

Todo parecía muy prometedor con el ahora extinto Galaxy Note 7: un teléfono de gama alta con un gran procesador, 4 GB de RAM, una cámara increíble y que contaría con algunas de las bondades propias de las “phablets”, como la stylus y una pantalla de gran tamaño. Se perfilaba como el mejor teléfono jamás lanzado por Samsung y rival directo del iPhone 7.

Sabemos que la historia fue otra y el destino muy cruel con este dispositivo: un fallo en su batería le provocaba a muchas de sus unidades sobrecalentamiento y en algunos casos que estallara incluso. Aquello terminó por cavar la tumba del Galaxy Note 7, pues las unidades vendidas fueron retiradas y su producción, descontinuada.

El internet no tuvo piedad: avalanchas de memes, parodias, e infinidad de notas que reportaban los diferentes casos de fallos graves en unidades Galaxy Note 7. Medio mundo terminó por conocer este teléfono, aunque no precisamente por sus cualidades. A la marca surcoreana no le quedó de otra más que reconocer que el teléfono representó el fracaso más grande en su división de telefonía.

Un poco tarde, pero de forma muy detallada y humilde, Samsung transmitió este domingo una extensa presentación que abarcó los hallazgos de la investigación del fallo en la batería ya mencionado. El jefe de la división de telefonía de Samsung, DJ Koh, dijo:

“Primero que nada, me disculpo profundamente ante todos nuestros clientes, transportistas, vendedores y socios distribuidores […] Creemos que, como primer paso para volver a ganar su confianza, es importante proveerlos de un minucioso entendimiento de la causa detrás de los incidentes del Galaxy Note 7 e implementar un exhaustivo plan para tomar medidas preventivas”.

Esto es importante para que la empresa pueda garantizar que lo mismo no sucederá con otros dispositivos suyos y para dejar en claro que no esquivará sus responsabilidades. Es decir, Samsung se plantó de frente y dejó claro su compromiso por enmendar su error.

El reporte indicó que la compañía asignó a 700 ingenieros para diagnosticar qué andaba mal con la batería y cómo reemplazarla. El equipo y todos los auditores concluyeron que la falla residía dentro de las propias baterías, y no el armado eléctrico o el software del Note 7.

El consenso parece ser que la falla derivó a partir de descuidos básicos como la falta de cinta aislante y/o fragmentos desiguales de esta, así como de inconsistencias en los niveles de carga.

También tuvo que ver la alta densidad de energía que la batería tenía que soportar, ya que el Note 7 era un dispositivo muy demandante que ponía al límite sus componentes. Habría que recalcar que uno de los objetivos del Note 7 era brindar una experiencia óptima incluso en situaciones de alto uso de aplicaciones multimedia (Snapchat, Periscope, Facebook Live, juegos, etc). El problema fue que la producción fue demasiado apresurada antes de que las unidades fueran correctamente probadas y verificadas como seguras.

Samsung parece empeñada en recuperar la confianza del mercado en sus productos. La cuestión ahora es definir si la firma fue imprudente acerca de un problema común en este tipo de dispositivos, o si fue negligente en su supervisión y en su reacción. Por lo pronto, se han comprometido a llevar un riguroso proceso de prueba (descrito en la infografía de arriba), para validar la seguridad de las baterías en futuros dispositivos. También han prometido una carcasa protectora extra para prevenir que las baterías se hagan daño en caso de caídas o golpes.

Habrá que esperar a ver cómo funcionan sus próximos teléfonos y comprobar si, en efecto, la multinacional ha aprendido algo a raíz de este penoso capítulo de su historia como empresa. Por ahora, ya han anunciado que el Note 8 se encuentra en camino y que estará de vuelta “mejorado, más seguro y muy inovador”, según comenta DJ Koh.

Con información de: The Verge

Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo