Stetsik/Depositphotos.com

Si bien tomar una siesta después de una noche de desvelo o insomnio puede parecer placentero e inevitable, no siempre es la mejor solución.

De acuerdo con la National Sleep Foundation, en muchas culturas las siestas son importantes. De hecho, 8 de cada 10 especies de mamíferos duermen en periodos cortos durante el día.

A pesar de que para los niños o las personas mayores la siesta pueda ser una actividad indispensable, para los adultos puede resultar contraproducente si no se hace de manera adecuada.

Es necesario aclarar que una siesta no alcanzará a reparar el desvelo o la falta de sueño, sin embargo sí puede ayudarnos a sentirnos un poco más descansados.

Especialmente será necesario que la siesta dure entre 10 y 20 minutos y nunca más de media hora, pues si se prolonga por más tiempo despertaremos más cansados que antes y nos quitará el sueño por la noche creando un círculo vicioso.

También es ideal que las siestas se tomen por la tarde, pero que no estén muy cercanas a la hora de dormir, pues esto puede alterar también el ciclo de sueño o corremos el riesgo de quedarnos dormidos… y nadie quiere eso cuando todavía tiene cosas por hacer.

Y por si fuera poco, un estudio divulgado en la Biblioteca Nacional de Medicina en Estados Unidos asegura que las siestas tienen beneficios para la memoria y ayudan a las personas a aprender cosas con mayor facilidad.

Así que ahora lo sabes, si bien tomar una siesta no te ayudará a reponerte de una noche de destrucción o insomnio, sí es posible que te ayude a sentirte un poco más alerta y mejor.

Para un mejor descanso necesitas un buen colchón, la mejor opción esta en: https://luuna.mx/