CEO de Google advierte sobre el peligro de la Inteligencia Artificial

Google advierte sobre el peligro de la Inteligencia Artificial

¿Las máquinas y la inteligencia artificial (IA) terminarán por imponerse? ¿Qué tan lejos estamos de una Skynet? El director ejecutivo de Google habló al respecto.

Antes de morir, Stephen Hawking levantó la voz en más de una ocasión acerca de los peligros que representa el acelerado desarrollo de las inteligencias artificiales. Por otro lado, Elon Musk teme que la inteligencia de las máquinas pueda ser “mucho más peligrosa que las bombas nucleares”.

A las advertencias del difunto Hawkins y del fundador de Tesla, se suman las de otro importante personaje: Sundar Pichai, nada menos que CEO de Google, la empresa multinacional de tecnología más grande del mundo (algo deben de saber ellos sobre el tema, ¿no?).

En entrevista para The Washington Post, Pichai dijo que las preocupaciones acerca de las aplicaciones dañinas de la tecnología son “muy legítimas”. Cree que las nuevas herramientas potenciadas por inteligencia artificial —como los vehículos no tripulados o los algoritmos que detectan enfermedades— requieren que las empresas adopten rigurosos estándares éticos y barreras de control.

Pichai cree que los gigantes de la tecnología deben asegurarse que la IA no dañe a la humanidad, y que esto sea la prioridad número uno. Es optimista sobre sus beneficios a largo plazo, pero a la vez teme que pueda derivar en vigilancia extrema e invasiva, armas letales y la proliferación de desinformación.

“Es por ello que hemos intentado duro establecer una serie de principios de Inteligencia Artificial. Puede que aún no tengamos todo correcto, pero pensamos que es importante iniciar el debate”, señala Pichai.

Sundar Pichai se unió a Google en 2004. Apenas en enero de este año, calificó a la IA como “uno de los asuntos más importantes en los que está trabajando de la humanidad”, y que podría resultar ser algo “más profundo para la sociedad humana que la electricidad o el fuego”.

Con información de The Washington Post

No te pierdas:

Brian Eno y la música que pudo haberlo cambiado todo