Hallan los fósiles de Homo Sapiens más antiguos jamás vistos

Hallan los fósiles de Homo Sapiens más antiguos
1

La idea de que los humanos modernos evolucionaron al este de África hace 200 mil años, está en tela de juicio. Esto luego de que se descubrieran en una mina marroquí fósiles de Homo Sapiens con alrededor de 300 mil años de antigüedad.

Un grupo de arqueólogos halló los restos de al menos cinco individuos en la localidad montañosa Jebel Irhoud, en Marruecos, en una antigua mina de baritina. La investigación fue realizada por un equipo internacional de científicos e investigadores del Institudo Max Planck de Antropología Evolutiva (Leipzig, Alemania).

“Mi reacción fue un enorme ‘wow’. Esperaba que fueran viejos, pero no tanto”, dijo Jean Jacques Hublin, científico principal (o senior) del equipo de investigación.

Hasta ahora, los fósiles de Homo Sapiens más antiguos descubiertos habían sido los hallados en Omo Kibish, Etiopía, cuya datación era de hace 195 mil años.

“Esto nos da una perspectiva completamente diferente de la evolución de nuestra especie. Va mucho más atrás en el tiempo, pero además significa que el propio proceso de evolución es diferente a lo que pensábamos. Parece que nuestra especie probablemente ya estaba presente por toda África hace 300 mil años. Si alguna vez hubo un Jardín del Edén, pudo haber sido del tamaño del continente”, señaló Hublin en entrevista para The Guardian.

Además de ser más robustos y musculares, los adultos hallados en Jebel Irhoud lucían, al parecer, como las personas de hoy. “La cara del espécimen que hallamos es la cara de alguien que podrías encontrar en el metro londinense”, asegura Hublin.

En otro documento, los científicos explicaron cómo calcularon la longevidad de algunas herramientas también encontradas, con alrededor de 280 mil y 350 mil años de antigüedad.

Existe una gran posibilidad de que haya restos de más individuos en la región. Lo que permanece como un misterio es lo que estaban haciendo ahí. Los análisis de sus herramientas muestran que las piedras no eran de esa localidad, sino de una región a 50 kilómetros del sur de Jebel Irhoud.

“¿Por qué vinieron aquí? Trajeron su conjunto de herramientas con ellos y las agotaron”, dice Hublin. “Sus artefactos fueron afilados una y otra vez. No produjeron nuevas herramientas ahí. Puede que no hayan permanecido ahí mucho tiempo, o tal vez era un área en la que iban a hacer algo en específico. Pensamos que estaban cazando gacelas; ahí había un montón de huesos de gacelas, e hicieron muchas fogatas”.

Con información de The Guardian, Nature

1