Este demo computarizado de Star Wars luce aterradoramente realista

Star Wars luce aterradoramente realista

Uno de los objetivos que desde siempre han tenido los videojuegos y las películas animadas por computadora, es parecerse cada vez más a la vida real.

En ese sentido, se ha avanzado a pasos gigantescos en relativamente poco tiempo, gracias a la vertiginosa evolución tecnológica: es abismal la diferencia gráfica entre, por ejemplo, la primera Toy Story, de 1995, y la más reciente película de Pixar, Coco. O entre el primer juego de la saga Uncharted (2007) para PlayStation 3 y su última entrega, Uncharted 4, para PlayStation 4.

El día de hoy el mundo presenció uno de esos saltos visuales que marcan época: en la Game Developers Conference (GDC) en San Francisco, Epic Games hizo una demostración de la más reciente versión de su motor gráfico, el Unreal Engine. Exhibió un pequeño video basado en Star Wars, en el que se puede apreciar la técnica denominada real-time ray tracing (rastreo de rayos en tiempo real). Cualquier despistado podría confundirlo con un video real:

La técnica de iluminación ya mencionada ha sido descrita como “un sueño que por años ha tenido la industria de los gráficos y la visualización”. Será implementada en la próxima generación de tarjetas gráficas Nvidia, para delirio de los adeptos a la PC Master Race.

Pero no fue lo único mostrado en esta conferencia. Otro video conceptual titulado Osiris Monologue, exhibe cómo los gestos faciales de un actor pueden ser trasladados a cualquier personaje digital, totalmente en tiempo real. El resultado es asombroso:

El tercer y último video muestra cómo los rasgos faciales de Bingjie Jiang fueron “mapeados” también en tiempo real por Alexa Lee. En este sí es más notorio que se trata de una escena generada por computadora, pero el nivel de fotorrealismo sigue siendo sorprendente.

Aún no se sabe en qué momento estas tecnologías y estándares gráficos se volverán una realidad en la industria de los videojuegos, pero el solo hecho de saber que ya existen nos hace pensar en posibilidades y aplicaciones casi ilimitadas.