martes, agosto 11, 2020
- Publicidad -

“Enjoy the Silence”: cómo fue concebido el himno de Depeche Mode

ACIR Online

- Publicidad -

Solemne, profunda y a la vez muy apropiada para la pista de baile. Una combinación inusual. Es quizá la canción quintaesencial de los artistas que la concibieron y un obligado punto de referencia en su obra. 

Depeche Mode es el tipo de banda de la que podría hacerse una recopilación de éxitos que rebase sin problemas los 30 o 40 cortes. Pero dentro de un catálogo tan robusto y de tantas canciones tan buenas, parece haber una pieza en particular que es considerada de forma casi unánime como el himno indiscutible de la banda: "Enjoy The Silence".

Proveniente del álbum comercialmente más exitoso del grupo, Violator, "Enjoy the Silence" es la joya de la corona, el plato fuerte de aquél banquete colmado de hits. Las poderosas imágenes que plantea su video —dirigido por el eterno cómplice del grupo, el artista visual Anton Corbijn— se han vuelto parte indisoluble del arte audiovisual de la banda.

El videoclip en cuestión está inspirado en la mitología y filosofía del clásico literario El principito, de Antoine de Saint-Exupéry. En este, Dave Gahan, caracterizado con la imagen típica de un rey, camina sin rumbo entre paisajes desolados buscando un poco de silencio y paz mental. Es una imagen hermosa: un rey que lo tiene todo y a la vez nada. O que, al menos, le hace falta algo muy importante.

Su letra por sí sola es un oxímoron tan simple como tajante: el silencio que comunica lo que las palabras no pueden expresar. El gesto sigiloso que transmite los sentimientos guardados durante toda una vida.

"Las palabras son más que innecesarias. Solo hacen daño", asegura Gahan, a través de los versos escritos por Martin L. Gore. Con ello, el introvertido guitarrista parece decirnos que, a veces, las acciones, sensaciones y comportamientos suelen ser más trascendentes que la comunicación verbal y las promesas vacías.

La canción nació bajo una luz netamente soul y gospel, casi como si estuviera hecha para interpretarse en templos e iglesias. En sus primeras maquetas, Gore se limitaba a tocarla en un armonio de la forma más austera, minimalista.

De algún modo, los de Basildon sabían que estaban por crear algo grande, un verdadero éxito. El talentoso tecladista y arreglista Alan Wilder sugirió acelerar el beat y agregar coros y guitarras. Al principio, los demás no estaban muy convencidos con la idea, pero cuenta Gore que, en algún punto, todos se miraron entre sí y dijeron: "esto podría ser un éxito". Razón no les hizo falta.

"Violator era un montón de canciones gospel y blueseras, y el DJ Francois Kevorkian trajo esta idea dance consigo. Era una gran combinación de personas. 'Enjoy the Silence' era solo Martin tocando el piano y creo que estaba bastante molesto de que [el productor] Flood y Alan [Wilder] la estaban llevando hacia otra dirección. Esto realmente movió al álbum a otro cosmos", relató Dave Gahan en una entrevista para la revista Q, en 2008.

"Había sido una escalada constante durante los diez años previos, pero no creo que estuviéramos preparados para lo que estaba por venir. El álbum fue un éxito mundial y de pronto estos enormes cheques de regalías empezaron a llegar. Entonces eras capaz de hacer lo que quisieras, cuando quisieras. El listón de terciopelo [como el de los clubes nocturnos] estaba siempre abierto".

via GIPHY

Referencias:

Depeche Mode 1989–90 (If You Wanna Use Guitars, Use Guitars), 2006

La Mosca en la Pared, especial no. 21, junio de 2005

- Publicidad -

MIX en iHeartRadio MX