13 de julio: Día Mundial del Rock

Hace 31 años, el 13 de julio de 1985, se llevó a cabo el legendario concierto benéfico Live Aid, que se realizó simultáneamente en el estadio de Wembley, en Londres, y en el John F. Kennedy, de Filadelfia, Estados Unidos. Desde entonces se estableció extraoficialmente el denominado Día Mundial del Rock.
1

Hace 31 años, el 13 de julio de 1985, se llevó a cabo el legendario concierto benéfico Live Aid, que se realizó simultáneamente en el estadio de Wembley, en Londres, y en el John F. Kennedy, de Filadelfia, Estados Unidos. Desde entonces se estableció extraoficialmente el denominado Día Mundial del Rock.

El objetivo de Live Aid fue recaudar fondos para ayudar a la economía de Etiopía y combatir la hambruna en África Oriental. Fue un evento sin precedentes: se estima que fue visto en vivo por más de 1.9 billones de televidentes, en 150 países.

Organizado por el productor y músico Bob Geldof, el cartel del festival fue descomunal, irrepetible: Bob Dylan, U2, David Bowie, Led Zeppelin, Queen, Sting, Phil Collins, Paul McCartney, Elton John, Madonna, Dire straits, Bryan Ferry, Elvis Costello, INXS, Eric Clapton, Tom Petty, Ultravox entre muchos otros.

La idea original de ayudar a Etiopía, que por entonces atravesaba por una intensa sequía conocida como «el infierno de la tierra», fue de Boy George. El cantante había participado unos meses antes en la grabación de “Do They Know It’s Christmas?”, tema que se grabó en colaboración con una gran cantidad de reconocidos artistas y grupos.

Siete meses después fue aquella justamente la canción que cerró el Live Aid y resultó una interpretación emotiva como pocas: Bob Geldof pidió a todos los artistas y bandas invitadas subir al escenario a cantarla, en compañía de otras 85 mil personas al unísono.

Entre los actos más destacados figuran las presentaciones de Status Quo y su atinada “Rockin’ All Over the World”; el cover de Elvis Costello a “All You Need Is Love”; Sting y Phil Collins con un set que incluyó “Roxanne”, “Message in a Bottle” y “Every Breath You Take”; U2 con la combativa “Sunday Bloody Sunday” y su emotivísima performance de “Bad”; y la épica suite de Queen conformada por “Bohemian Rhapsody”, “Radio Ga Ga”, “Hammer to Fall”, “Crazy Little Thing Called Love”, “We Will Rock You” y “We Are The Champions”.

El concierto quedó registrado como un momento histórico y cultural que demostró que el rock podía ser mucho más que un mero género musical: probó ser un vehículo masivo que puede eliminar barreras ideológicas, raciales y socioeconómicas entre personas de todo el mundo, y que además puede conformar una poderosa causa en beneficio de la humanidad.

1