Interpol celebra en concierto 15 años de Turn on the Bright Lights (reseña)

Interpol pepsi center reseña

Escuchar Turn on the Bright Lights en directo —ópera prima de Interpol y motivo de esta gira conmemorativa— es remontarse a una época en la que el rock tenía un rostro bien definido. Es remitirse a la espontaneidad de The Libertines, The Strokes y Yeah Yeah Yeahs, a la nostalgia retro de The Killers y Franz Ferdinand, y a la contundencia de los White Stripes, The Black Keys y Arctic Monkeys, por mencionar solo algunos nombres. Y si bien, la carrera de algunos de estos conjuntos se fue diluyendo con el transcurrir de los discos, es innegable e indeleble la huella que dejaron en los primeros años de este siglo.

Hoy, la corriente del rock & roll se ha vuelto más bien dispersa y carente de protagonistas claros. Nos hace pensar incluso que la época ya referida pudo haber sido la última gran era de este género. Y lo que hizo Interpol este 17 y 18 de octubre en el Pepsi Center fue llevarnos por un viaje nostálgico a ese álbum ahora clásico, lleno de sombras y claroscuros, que cautivó a tantos y nos hizo creer que el indie rock y el post punk se acercaban a una especie de renacimiento.

Tras la satisfactoria presentación de los teloneros Pumarosa (banda londinense de hipnótico sonido y una propuesta musical muy interesante), la penumbra invadió el recinto y los reflectores por fin brillaron radiantes. Aquella portada escarlata que conocimos en 2002 volvió a cobrar vida.

Sin preámbulos, los neoyorquinos entregaron una reproducción íntegra del disco prometido. Después de todo, este año cumple sus primeros 15 años, un tiempo adecuado para mirarlo en retrospectiva, para valorarlo en su justa dimensión. Y sí, sigue siendo un discazo. En vivo suena brutal.

Todo estuvo ahí: los complejos juegos de guitarra, la cavernosa voz de Paul Banks, las saturadas capas de sonido y el potentísimo bajo que impactaba en nuestro pecho, como si buscara uniformar los latidos de todos los ahí presentes. La producción visual fue a la vez minimalista y magnética, tal como el sonido del disco que celebra. En realidad no se necesitaba más.

Cierto es que se extrañaron las pirotecnias y el bajo de Carlos Dengler, pero la banda entregó una presentación sobria e impecable en lo musical. Paul Banks nos sorprendió gratamente con un español fluido, así como con la interpretación de “The Specialist”, que bien pudo haber sido un track más de Turn on the Bright Lights. El resto fue un fugaz repaso por el resto de su trayectoria, coronado con la obligatoria “Evil”. Aquí te compartimos el setlist completo de ambas noches:

Turn On The Brigth Lights

  1. Untitled
  2. Obstacle 1
  3. NYC
  4. PDA
  5. Say Hello to the Angels
  6. Hands Away
  7. Obstacle 2
  8. Stella Was a Diver and She Was Always Down
  9. Roland
  10. The New
  11. Leif Erikson
  12. Specialist
    Encore:
  13. Not Even Jail
  14. Slow Hands
  15. Lights
  16. All the Rage Back Home
  17. The Heinrich Maneuver
  18. Evil

Referencia: Setlist.fm