¡Procrastinadores! Quizá tú seas uno muy crónico (No, no es una mala palabra)

Ha pasado, ha pasado… en realidad “procastinar” es aplazar, y si nos referimos a los procastinadores, son aquellas personas que posponen lo que en verdad tenían que hacer.

Si pierdes demasiado tiempo en redes sociales en lugar de trabajar en tus proyectos, si pones pretextos para comenzarlos, quizá tu mal sea crónico.

Según un estudio, ser un procrastinator implica mucho más que posponer una tarea en alguna ocasión.

¡La estadística!

Una de cada cinco personas son procrastinadores crónicos o “procs”, lo que puede afectar de distintas formas su vida.

Social, financiera y hasta laboralmente, son los que “dan pena ajena” por nunca terminar lo que inician o lo posponen una y otra vez.

Es cierto que alguna vez has pospuesto eso que tenías que hacer. ¿Pero todo el tiempo?

Crónico, de verdad crónico…

Para saber si tu mal es crónico se tiene que evaluar la frecuencia y las consecuencias de lo que pospones.

¿Cuánto te ha afectado posponer lo que tienes que hacer? ¿Cuántas veces lo haces al día?

Al final de la jornada, ¿en realidad hiciste todo lo que necesitabas hacer o sólo una mínima parte?

Cuando te das cuenta, ¿ya tienes muchos más pendientes de los que tenías antes? ¿Se te olvida todo lo que tenías que hacer?

¿Tienes problemas con tu pareja o tu familia porque te piden ayuda y aplicas el famoso “ahorita”?  

Piénsalo… 

Es tiempo de dejar de ser una estadística y hacerte la pregunta: ¿Qué quieres de tu vida?

Fuente: muyinteresante.com.mx