martes, agosto 11, 2020
- Publicidad -

10 discos clásicos que cumplen 20 años este 2020

ACIR Online

- Publicidad -

En los albores de este milenio, la industria musical se movía hacia senderos inciertos, con modas pasajeras que amenazaban con extinguir las corrientes estilísticas de las décadas anteriores.

Todo tendía hacia una fragmentación cada vez mayor: por un lado, el pop edulcorado de Britney Spears, Spice Girls y boybands como Backstreet Boys, 'NSYNC y Westlife. Por otra parte, el cada vez más popular Nü Metal (Limp Bizkit, Korn, Linkin Park, etc) con su mescolanza de rap y rock guitarrero. Y el hip hop ganaba también terreno dentro del mainstream, de una forma un tanto más perdurable.

El rock más convencional parecía mostrar razonables signos de agotamiento, tras un reinado de medio siglo. Y fue bajo estas circunstancias que nacieron los 10 álbumes que reexaminamos a continuación, los cuales, por cierto, han soportado muy bien el paso de los años.

 

All That You Can't Leave Behind - U2

Tras algunos años de experimentación sin una dirección muy clara, lo cual devino en una caída en su popularidad, U2 regresó con un disco que los devolvió hasta lo más alto del olimpo rockero. Un álbum pleno de canciones directas, honestas, sin demasiados artificios. Era una vuelta al U2 de antaño, pero fortalecido con la madurez propia de una banda que llevaba décadas en el oficio musical. Un clásico instantáneo.

 

Kid A - Radiohead

Tras cambiar el rostro de la música alternativa tres años antes con OK Computer, Radiohead deslumbraba una vez más a toda la escena contemporánea, con un disco que resultaba aún más desafiante, vanguardista y que rompía con todo lo hecho antes por el conjunto británico.

La negación del rock y la afiliación a la música electrónica. La deshumanización de la era tecnológica plasmada en beats y secuencias. Instrumentos orgánicos subordinados a capas de sonido. Collages letrísticos a manera de versos. Si bien no resulta una obra de fácil escucha, el tiempo no tardó mucho en ubicarla como una de las grabaciones más propositivas de su época.

 

Figure 8 - Elliott Smith

El disco final del gran Elliott Smith resultó un cierre formidable para una trayectoria impecable y concluida trágicamente temprano.

Con una sensibilidad para crear grandes melodías, el depresivo multiinstrumentista de Nebraska constataba una vez más su obsesivo perfeccionismo y atención al detalle, con canciones y arreglos que lo exhibían, quizá, en su pico creativo, o al menos en un punto donde parecía que aún tenía mucho para ofrecer.

El mural que aparece en la portada aún existe en Sunset Boulevard, Los Ángeles, donde funge como monumento al difunto artista.

 

Since I Left You - The Avalanches

Tan solo un año después de la publicación de Play, de Moby, quizá el disco más aclamado de fin de milenio, The Avalanches demostraban que aún quedaba mucho por explorar en las ilimitadas posibilidades del sampleo musical y la corriente denominada plunderphonics.

Con una exuberante elegancia, estos DJs australianos abrevaron de las más diversas corrientes musicales y antiguos registros sonoros. Cuidadosamente elaboraron 18 piezas que conforman un complejo caleidoscopio con cientos de sampleos provenientes de todo tipo de raíces.

Durante 16 años se conservó como la única obra discográfica de sus autores, manteniéndolos como un grupo mítico de un sólo disco, situación que cambió hasta la improbable llegada de su sucesor, Wildflower, en 2016. Y hablando de flores salvajes...

 

Bloodflowers - The Cure

El capítulo final de la trilogía iniciada con Pornography (1982) y Disintegration (1989). Si bien hubo otros varios discos lanzados entre estos tres trabajos, esta tercia conserva cierta compatibilidad sonora que los ubica como los álbumes más sombríos de The Cure. El DVD y disco doble en vivo Trilogy es prueba de ello. 

Con tracks largos y ganchos comerciales casi nulos —no tuvo ninguna canción lanzada como sencillo—, se mantiene como una obra densa, inhóspita, aunque no necesariamente melodramática o desesperada. Robert Smith exponía, como nunca, sus luchas internas: el paso y el peso de la edad, la insatisfacción constante, la resignación solitaria. Un gran trabajo, aún para los altos estándares thecurescos.

 

Parachutes - Coldplay

El debut británico que más sorprendió en aquél año. Una refrescante colección de canciones deliciosamente melódicas, arropadas por una voz que, aunque debutaba apenas, rebozaba de identidad propia.

Un contraste de letras radiantes encima de melancólicos fondos musicales, que parecían apelar a los seguidores primerizos del Radiohead de The Bends, quienes quedaron un tanto olvidados tras la metamorfósis electrónica de aquellos. Pero sin duda Coldplay tenía, desde el principio, su propio encanto. Les llovieron premios y reconocimientos por doquier.

 

Stories From the City, Stories From the Sea - PJ Harvey

Uno de los mejores lanzamientos del año 2000 y de la discografía de la poetisa. Ganador del prestigiado Mercury Prize, Stories From the City, Stories from the Sea es una serie de postales musicales desde la urbe neoyorquina, donde Polly Jean vivió varios meses.

Un sonido austero, contundente y bastante más accesible y luminoso que sus trabajos pasados, casi rayando en el pop. Sin canciones de relleno, la cantautora explora una vasta gama de emociones y matices, en donde destaca ese dramático dueto con Thom Yorke en "This Mess We're In" y otras joyas como "Big Exit", "Good Fortune", "This Is Love" y "A Place Called Home".

 

Felt Mountain - Goldfrapp

Otra de las grandes sorpresas del milenio que comenzaba: un dúo electrónico londinense que, a pesar de la calidad de esta opera prima, se mantuvo por algún tiempo como grupo de culto.

Alison Goldfrapp y Will Gregory revisitaban el glamour de la antigua música cabaretesca, en el camino de la sensualidad y elegancia que precursores del trip hop habían pavimentado algunos años antes: Portishead, Tricky, Massive Attack, Björk. Pero el rango vocal casi operístico de Alison rebasaba por mucho a cualquiera de aquellos proyectos.

Curiosamente, en su ahora clásica "Utopia", Goldfrapp mostraba la misma preocupación que Radiohead en el eje temático de su Kid A: la clonación y la ingeniería genética, uno de los temas más controversiales y discutidos por aquél entonces.

 

Binaural - Pearl Jam

Con Binaural, Pearl Jam presentaba otra sólida entrega discográfica, a pesar de las complicadas circunstancias por las que atravesaba la banda.

Matt Cameron se sumaba a las filas del grupo mientras un afectado Eddie Vedder, con un severo bloqueo creativo, se alejaba del agonizante sonido grunge de los 90s, corriente a la cual la banda se vio constantemente relacionada sin pertenecer realmente a ella. Mike McCready, por otro lado, luchaba en rehabilitación contra sus adicciones.

Sin embargo, los cambios internos y problemas no impidieron que el grupo hiciera lo que acostumbra disco con disco: entregar un efectivo conjunto de canciones que los mantuvo vigentes y relevantes.

 

American III: Solitary Man - Johnny Cash

Tercera entrega de la tardía serie American de la leyenda del country y el folk, Johnny Cash, donde su voz y salud comenzaban a mostrar signos de deterioro.

Al igual que en los dos episodios anteriores, el Hombre de Negro rendía homenaje a varios de sus ídolos y arquetipos musicales, a la vez que reconocía notables canciones de artistas más jóvenes y más populares que él para entonces.

Ahí están las estupendas versiones de "I Won't Back Down" de Tom Petty, "One" de U2 y "The Mercy Seat" de Nick Cave. Todas parecen apuntar a una misma dirección: a la certeza de que su fin se acercaba, y que sus crecientes enfermedades eventualmente acabarían por imponerse.

 

Otros discos notables:

GusGus vs. T-World - GusGus

The Beach: Motion Picture Soundtrack - Varios

Meaningless - Jon Brion

Yesterday Was Dramatic – Today Is OK - Múm

Stankonia - OutKast 

The Marshall Mathers LP - Eminem

Community Music - Asian Dub Foundation

No te pierdas:

10 icónicas canciones que definieron el britpop en los 90s

- Publicidad -

MIX en iHeartRadio MX