Así fue como se hizo el clásico video de “Take On Me” de A-Ha

historia video take on me
Capturas del video original de A-ha “Take on me” (1985)

Si hay un video musical que en la época de oro de los videoclips marcó un parteaguas a nivel visual y conceptual, fue sin duda “Take On Me” de A-Ha, publicado en 1985.

La intrigante historia que plantea sirvió como pretexto para un despliegue visual impresionante para su tiempo, que a más de 30 años de distancia se conserva de manera más que digna.

Fue un video a la altura de una canción como la que acompaña, un clásico absoluto del new wave: es casi la definición misma del género sintetizada en cuatro minutos. Ese inolvidable riff de teclado y el delicadísimo falsetto de Morten Harket son inmediatamente reconocibles, como también lo es el híbrido de live-action e historieta animada presentado en el video. ¿Pero cómo fue producido exactamente?

Algo que no todos saben es que la canción tuvo un primer videoclip totalmente distinto y mucho más austero: se limita a mostrar a la banda interpretando el tema en un fondo azul. Y eso era todo. La canción, por otro lado, suena muy diferente:

Posterior a la filmación de este video, el trío noruego viajó a Londres con muy poco dinero en sus bolsillos. Comenzaron a enviar demos a diferentes personas, y cuando el manager Terry Slater escuchó “Take On Me”, vio en ella un gran potencial para convertirse en un hit, y los convenció de grabar una nueva versión.

Así lo hicieron, y el tema fue remezclado por Tony Mansfield con una fuerte carga de artilugios electrónicos, pero los músicos no quedaron muy convencidos con el resultado. Aún así, fue lanzada y su desempeño no fue muy bueno. Pero Warner no perdió la fe en el grupo y solicitó una tercera versión del tema: la que todos conocemos.

Por increíble que parezca, aún con esta regrabación la canción no tuvo, en un principio, el impacto esperado. Por lo anterior fue que tuvo que entrar en juego el último recurso de la disquera: un épico videoclip que impulsara la popularidad de la composición.

Con el apoyo y financiamiento de Warner Bros. comenzó la producción de un nuevo videoclip, dirigido por Steve Marron y animado por Michael Patterson. La técnica que usaron se  llama rotoscopía, consistente en calcar fotogramas a lápiz para convertirlos en dibujos animados con un movimiento muy natural y realista. De esta forma se animaron 3 mil cuadros, lo cuál les tomó alrededor de cuatro meses.

La idea de darle vida no solo a un personaje de cómic, sino a toda una historieta, fue de Jeff Ayeroff, creativo de Warner. Durante esas semanas se hicieron miles de dibujos y diferentes adaptaciones al estudio donde se grabaron las secuencias con los actores.

Bunty Bailey, la actriz que aparece en el video, era por entonces la novia de Morten Harket, lo que quizá explica por qué parece tan natural la forma de desenvolverse de ambos, la química que exhiben.

Con la amplia exposición que el videoclip tuvo en MTV, “Take On Me”, ahora sí, rápidamente escaló posiciones en las listas de popularidad en octubre de 1985. Ahí permaneció por 23 semanas consecutivas. Y si nos remitimos a cifras más actuales, ha vendido más de 1,463,000 copias digitales y su inolvidable video acumula en YouTube 629 millones de reproducciones. No es difícil explicarse por qué: es una pieza pop perfecta.

 

No te pierdas:

“Heart of Glass”: el matrimonio entre el punk y la música disco