¿Podría China vengarse de EU con el iPhone y Apple? Posibles consecuencias de la guerra tecnológica

Podría China vengarse de EU con el iPhone
Foto: Depositphotos

El histórico veto a la firma china Huawei por parte de Estados Unidos, podría representar el inicio de una guerra comercial sin precedentes.

Esta semana trascendió la noticia sobre las restricciones que Norteamérica emprendió contra la empresa tecnológica china Huawei. Fue una ofensiva comandada por Donald Trump, seguida por Google (y por lo tanto Android) y otras gigantes tecnológicas como Intel, Qualcomm y Western Digital.

Además de retirar el apoyo de dichas compañías, se optó por impedir la venta de productos Huawei en Estados Unidos. No se le venderá software ni hardware norteamericano a la empresa china, es decir, actualizaciones de sistemas operativos, procesadores, chips, tarjetas de memoria, etcétera.

Para el control de daños, Huawei reaccionó de forma casi inmediata y anunció que no necesitará de Google ni de Android, pues ya tiene listo su propio sistema operativo universal: HongMeng, que ya tiene planes más que ambiciosos.

Pero es poco probable que el país asiático se quede de brazos cruzados. Si el conflicto continúa, China podría hacer lo propio tomando represalias contra la marca norteamericana Apple, para la que trabajan gran número de empresas chinas y taiwanesas en la fabricación de componentes para el iPhone, iPad y otros dispositivos.

Por supuesto, por ahora es mera especulación, pero de desatarse un escenario de esa naturaleza, se vería comprometida la producción de baterías, receptores, módulos de altavoz, micrófonos, metales, chips, circuitos y demás elementos incluidos en productos Apple.

Si China decidiera impedir también la venta de iPhones en su territorio, le representaría a Apple una significativa pérdida de alrededor del 15% de las ventas del teléfono (tomando como referencia las cifras de 2018). China es uno de los mercados más importantes de Apple, mientras que Huawei no tenía realmente un gran impacto en territorio estadounidense.

Para decirlo sin rodeos: Apple es en gran medida dependiente de China, y la relación comercial de ambos países pende de un hilo. La tensión ya ha provocado movimientos en los ámbitos bursátiles y en Silicon Valley.

Gran número de usuarios chinos ya han comenzado a organizarse en la red social Weibo para boicotear a Apple, dejando de comprar sus productos. Y aunque aún no se ha dicho nada en específico sobre la industria telefónica, China ya ha comenzado a restringir la exportación de ciertos materiales hacia EEUU.

La orden ejecutiva firmada por Donald Trump pinta para ser sólo el primer episodio de un conflicto tecnológico que podría ir mucho más lejos, y cuyas consecuencias podrían ser más que peligrosas para el país del norte.

No te pierdas:

¿Cómo impacta el rompimiento de Google con Huawei si eres usuario de esta marca?