10 canciones indispensables de Roger Waters y Pink Floyd

canciones indispensables de Roger Waters
Foto: Wikimedia Commons
1

Si bien es cierto que Pink Floyd atravesó distintas etapas con diferentes compositores principales —primero con Syd Barrett, luego con Roger Waters y finalmente con David Gilmour—, no es ningún secreto que su periodo más aclamado fue aquél comandado por George Roger Waters.

En la siguiente lista, abarcamos aquellos temas del grupo en los que el bajista jugó un papel crucial en la autoría musical y letrística del grupo, y sin el que cada una de estas canciones no habría alcanzado el estatus que conservan hoy en día.

Su discografía solista es un pequeño mundo aparte, por lo que decidimos no englobarla en esta ocasión.

 


01.- “Cymbaline” (More, 1969)
Proveniente de la banda sonora de la cinta More, de Barbet Schroeder, esta pieza es una de las más melódicas y equilibradas en una etapa en que la banda se caracterizaba por su alto nivel experimental y psicodélico. Aunque fue cantada por David Gilmour, en realidad la compuso Roger Waters.

 


02.- “Money” (Dark Side of the Moon, 1973)
Todo un clásico. Una poderosa mezcla de blues, rock y jazz, acompañada de una inolvidable línea de bajo, cortesía de Waters. La canción toda es una dura crítica al capitalismo y a quienes se dejan seducir por las garras del dinero —la raíz de todo mal, a juicio del autor de la canción.

 


03. -“Time” (Dark Side of the Moon, 1973)
La pieza es una especie de advertencia para quienes desperdician imprudentemente el escaso tiempo de sus vidas, y retrata la desesperación e impotencia de quien se da cuenta demasiado tarde. Una de las cumbres musicales y letrísticas de Waters, sin demeritar las enormes contribuciones de Gilmour, Nick Mason y Rick Wright.

 


04 – “Pigs on the Wing Parts I & II” (Animals, 1977)
Una pieza musicalmente simple y austera, pero que transmite el más intenso sentimiento de desamor (parte 1) y reconciliación (parte 2). En su álbum de origen, el tema está dividido en dos secciones, una colocada al comienzo del disco y la otra al final. En esta versión descartada, las dos están unidas por un solo de guitarra ejecutado por Snowy White.

 


05 – Wish You Were Here (Wish You Were Here, 1975)
La que quizá es la balada más famosa del grupo, es también una sentida dedicatoria a Syd Barrett, quién para entonces había perdido todo contacto con el mundo real. Su colapso mental surgió a raíz del abuso de drogas (principalmente LSD), y la canción es un homenaje al recuerdo de su persona. Con el tiempo se volvió una composición mucho más universal.

 


06 – “Another Brick in the Wall, Part II” (The Wall, 1979)
Probablemente la canción más conocida del grupo, aunque es solo una de las muchas piezas que conforman ese gran rompecabezas que es The Wall. Su sonido cuasi disco y sus coros infantiles constituyen una aguda sátira de lo que parece ser una sociedad utópica, en la que cada institución y mecanismo de control representa un ladrillo más en el muro que aisla al individuo del resto de la sociedad.

 


07 – “Comfortably Numb” (The Wall, 1979)
Majestuosa balada y la última gran colaboración entre la mancuerna Waters-Gilmour. Este último afirma que la letra surgió a partir de una ocasión en la que Roger tuvo molestias estomacales antes de un concierto. Le dieron calmantes muy potentes y tuvo que tocar dos horas completamente entumido, sin sentir su mano en absoluto. La experiencia terminó convirtiéndose en una analogía entre la inmovilidad, la impotencia y el conformismo que el adulto suele adoptar respecto a sus sueños de la infancia.

 


08 – “Dogs” (Animals, 1977)
Quizá la canción más cruda que Roger compuso al lado de Pink Floyd y una que roza la perfección. En su representación de las clases sociales y retomando el concepto de Rebelión en la granja de George Orwell, Waters compara a la clase media con los perros y a la clase alta con los puercos. Los primeros aspiran a tomar el lugar de los segundos y están dispuestos a hacer cualquier cosa para conseguirlo.

 


09 – “Shine On You Crazy Diamond” (Wish You Were Here, 1975)
Dos agujeros negros en el cielo representan la mirada perdida Syd Barrett, cuya cordura se había extraviado justo ante los ojos de sus antiguos compañeros de Pink Floyd. Aquí fue bautizado como el Diamante Loco, y las iniciales de la pieza son SoYcD, cuyas letras nones son SYD. ¿Coincidencia?

 

10.- “Echoes” (Meddle, 1971)
Una suite multiparte poseedora de algunos de los versos más bellos jamás escritos por Pink Floyd y a menudo considerada su mejor composición. 24 minutos de las más vívidas imágenes submarinas, paisajes oníricos e hipnotizantes segmentos instrumentales. Rock progresivo en todo su esplendor.

 

1