“Africa”, de Toto, o la cumbre del sonido romántico ochentero

Corría el año 1981 y el cantante David Paich jugaba con su instrumento, un teclado CS-80 recién adquirido, hasta que dio con un riff que después se convertiría en la melodía principal de “Africa”. Nunca imaginó cuán popular se volvería. 

Aquella línea fue tomando forma: primero como un tarareo, luego un coro, y finalmente una canción en forma con versos y estrofas. “¡Espera! Soy un cantautor talentoso, pero no tanto”, pensó el músico, quien describió el proceso de composición como si algún poder mágico superior se hubiera apoderado de él y escribiera a través de sus manos.

“Si esto es un éxito, correré desnudo en el Hollywood Boulevard”, le comentó su compañero Steve Lukather. No estaba muy convencido de que la letra hablara sobre África. “¿’Bendigo a las lluvias de África’? ¿Acaso eres Jesús, Dave?”, preguntaba el guitarrista, inquieto por el potencial melódico de la pieza.

Cuenta Paich que una de las razones por las que estaba en una banda de rock, en primer lugar, era porque anhelaba conocer el mundo. Y en especial, África siempre llamó poderosamente su atención, por la forma en que era retratada en películas.

Además, los maestros de la escuela católica a la que asistió, misioneros algunos de ellos, describían a detalle sus experiencias en dicho continente: los aldeanos, sus libros, las Biblias, sus cultivos. Daban gracias y bendecían la lluvia cada vez que ésta caía. Ahí nació la célebre línea «I bless the rains down in Africa».

La canción trata sobre una mujer que vuela al continente africano, donde le  aguarda un solitario misionero. Su autor la describe como una canción de amor sobre una África idealizada, basada en la forma en que siempre la imaginó. Los detalles de los paisajes provinieron de lo que había leído en National Geographic.

En realidad, pasaron varios años hasta que la banda por fin pudo tocar en África, en Cape Town, y Johannesburgo, Sudáfrica, en 1990. La gente, naturalmente, les preguntaban si habían estado en el continente. El vocalista admitía que no, y se sorprendían por la belleza y exactitud con la que Paich había descrito a la región en la canción.

Lukather tampoco estuvo del todo cómodo a la hora de grabar el videoclip. Construyeron un escenario que simulaba ser una pila gigante de libros, donde los músicos aparecieron interpretando el tema.

“Puedes verme riendo. Odiaba los videos, y odio los 80s por el corte mullet que tenía y las ropas que nos pusieron para lucir andróginos. No somos esa banda. En la tapa del sencillo tengo una mirada en el rostro que dice: ‘te voy a matar'”, recuerda el guitarrista. “Ahora tengo que sentarme y tragarme mis palabras, porque ‘Africa’ se convirtió en un estándar y estoy muy orgulloso de David por ello”, agregó.

Lejos de ser sólo un éxito comercial para el grupo, “Africa” se ha convertido en todo un hito de la cultura popular. Ha revivido una y otra vez en diferentes formas, a través de diferentes medios.

Hace poco, por ejemplo, ganó bastante notoriedad el cover que Weezer grabó e incorporó para sus propios conciertos.

Otros artistas, como los raperos-hip hoperos Xzibit, Ja Rule y Nas, han hecho sampleos del tema en sus propias canciones.

“Africa” ganó también un buen reconocimiento entre nuevas generaciones en el año 2002, cuando apareció en la banda sonora del videojuego con ventas multimillonarias Grand Theft Auto: Vice City, en la estación de radio ficticia Emotion 98.3.

Los Duffer Brothers, creadores de la serie televisiva Stranger Things, en la cual la canción apareció en su primer episodio, lo resumieron muy bien: “Hay algo mágico acerca de esta canción. Siempre nos hizo sentir felices, cómodos y seguros. Es increíblemente transportiva. Y el amor por la canción no está impulsado por la nostalgia o la ironía. Realmente funciona con cualquier persona de cualquier edad”.

Referencias:

The Guardian | Toto: how we made Africa | Dave Simpson | 30 enero 2018

Ultimate Classic Rock | The ongoing legacy of Toto’s ‘Africa’ | 19 marzo 2018

También podría interesarte: 

“Enjoy the Silence”: cómo fue concebido el himno de Depeche Mode