Depeche Mode en el Foro Sol: o cómo saldar cuentas pendientes con los devotos mexicanos

Depeche Mode en el Foro Sol

Haciendo cuentas, Depeche Mode tenía casi una década sin presentarse en México. Algunos años atrás, por alguna razón, nuestro país no fue considerado para el Delta Machine Tour —realizado entre 2013 y 2014—, por lo que la banda tenía una especie de cuenta pendiente con el público mexicano.

Por lo anterior es que ha habido tanta expectativa en torno a estos conciertos. Eso sin contar que ambas fechas fueron anunciadas hace un año, por lo que la espera fue larga, casi dolorosa.

Pero el día llegó. Las avenidas que rodean y dirigen al Foro Sol se congestionaron, al borde del colapso; el cielo despejado garantizó condiciones climáticas ideales para un concierto de este calibre; y los devotos mexicanos demostraron también una conducta ejemplar: nada de empujones ni lanzamientos de vasos con líquidos sospechosos.

Los teloneros Rey Pila —quienes por cierto nos acompañaron algunos minutos en el estudio móvil de MIX— salieron a hacer lo propio alrededor de las 8:00 pm. Es notable cuánto han crecido: de haber sido abucheados en 2010 cuando abrieron para Muse, a ser ovacionados ocho años más tarde en el mismo lugar, precediendo un concierto de Depeche Mode. Su synth pop no desentonó nada con lo que veríamos luego.

Minutos más tarde, y luego de un set de música techno que parecía no acabar nunca, sonó, a manera de presagio, “Revolution” de The Beatles. Martin Gore, Dave Gahan y Andrew Fletcher encararon a un Foro Sol abarrotado, escoltados por dos músicos de apoyo que han sido clave para el sonido de sus últimas giras: Peter Gordeno (teclados) y Christian Eigner (batería).

El enfoque de la banda para esta gira es claro: abarcar principalmente su catálogo de los 90s y de los últimos lustros (los “dosmiles”, valga la expresión). Resulta llamativo lo mucho que fue revalorado un disco tan bueno como Ultra, con tantas de sus canciones ejecutadas en directo: “Barrel of a Gun”, “Home”, “It’s No Good”, “Useless” y hasta “Insight”, que fue quizá la sorpresa de la noche.

Y debido a que los setlists de este tour se concentran en estas épocas, el sonido se vuelve más sobrio, crudo, casi amenazante. Menos sintetizadores y más guitarras. Las canciones elegidas, en su mayoría, apelan al lado más oscuro de la banda, y surge entre ellas cierta compatibilidad que le da a esta gira un toque único, intensificado por el arte visual de Anton Corbijn en las enormes pantallas.

Los temas del nuevo disco suenan bastante bien en vivo —en especial la emotiva “Cover Me”—, pero no parece probable que alguno se consolide como un nuevo clásico, como en su momento sí sucedió con “Precious”, “Wrong” y “A Pain That I’m Used To”.

Gahan estaba como una bestia, con su habitual magnetismo escénico, solo que en esta gira se mueve y comporta de una manera más afeminada que nunca: su modo de bailar, sus gestos, sus zapatos colmados de brillantes… Es como si se hubiera dejado dominar por completo por su más salvaje lado femenino. Fletcher y Gore, por otro lado, se mantuvieron discretos como siempre, con este último interpretando algunos de los fan-favorites: “Strangelove”, “Home” e “Insight”.

Ahí estuvieron también, claro, los temas de ejecución obligada: los clímax con “Enjoy the Silence” y “Never Let Me Down Again” (esta última con los colores de la bandera mexicana ondeando en todo el recinto), la siempre bienvenida “Walking in My Shoes” y la culminante “Personal Jesus”.

Gahan no habló mucho durante la presentación. Dejó que la música hiciera lo suyo, que la gente coreara sus canciones, que el silencio permitiera esa conexión invisible con el público. Todo salió de acuerdo a lo planeado. No hubo nada inesperado o improbable, pero tampoco es que haya hecho falta.

Setlist:

Going Backwards
It’s No Good
Barrel of a Gun
A Pain That I’m Used To (‘Jacques Lu Cont remix’)
Useless
Precious
World in My Eyes
Cover Me
Insight
Home
In Your Room
Where’s the Revolution
Everything Counts
Stripped
Enjoy the Silence
Never Let Me Down (‘Split Mix’)

Encore:

Strangelove
Walking in My Shoes
A Question of Time
Personal Jesus

No te pierdas:

Las 10 mejores rarezas y lados B de Depeche Mode