Sir Paul McCartney en el Estadio Azteca: el concierto del año

paul mccartney en el estadio azteca reseña

Con cada visita de Paul McCartney a México, nos queda clara una premisa: no hay en este mundo un músico capaz de aglutinar a su alrededor tantas y tan diferentes generaciones. De verdad, ninguno.

Pero no es solo el hecho de que haya pertenecido a la banda más importante de la historia. No: hay algo en su persona y en su música que derrocha autenticidad, carisma y una presencia magnética. Y eso se extiende a sus canciones, sus discos, sus conciertos, sus fotografías e ilustraciones, incluso a los músicos que le rodean. Es imposible no sentir una gran simpatía por James Paul McCartney, un verdadero arquetipo de rockstar que va más allá de la frivolidad que suele acompañar a tantas figuras públicas.

La sencillez de sus canciones les concede una naturaleza mágica, universal. Escuchar composiciones tan simples como “Love Me Do”, “And I Love Her” o “Yesterday” en un recinto con capacidad para tantísimas personas, tiene un efecto realmente poderoso. Padres, hijos, abuelos, hermanos o perfectos desconocidos. Ayer todos estuvimos unidos bajo la bandera de la música.

La presentación fue especialmente generosa para los beatlemaniacos, pues gran parte del setlist se inclinó hacia el catálogo de los Fab Four. Como ya es costumbre en Paul, el concierto fue maratónico —38 canciones, más de tres horas de música consecutiva—, y sin embargo, parecía que no teníamos llenadera. Nadie quería irse; nadie quería que esa fiesta terminara. Y Paul, por sorprendente que parezca, no mostraba tampoco signo alguno de agotamiento.

El británico, tan considerado él, procuró decirlo todo en inglés y luego en español, o viceversa. Dedicó “Here Today” a su “carnal” Lennon, y “Something” a George Harrison. Vimos a un Abe Laboriel Jr. (batería) entregando todo sobre el escenario, como siempre. Y, en general, Paul y su grupo demostraron una solvencia interpretativa propia de los grandes, de un espectáculo de primer nivel.

Qué decir de los visuales: un deleite para todo fan de Macca, los Wings y los Beatles. Un homenaje a todas esas fases tan importantes en la vida de Paul, sus álbumes, sus personajes, sus amores y amigos, y por lo tanto, un homenaje a sus fans más acérrimos.

La magia estaba ahí. Uno podía darse cuenta en las pequeñas pero muy significativas viñetas que había por todos lados: una pareja de jóvenes cantándose “Black Bird” al oído, una quinceañera que acudió desde Monterrey y apenas podía creer lo que sucedía, gente de la tercera edad bailando como adolescentes, familias uniformadas con el traje azul de Paul en Sgt. Pepper’s, matrimonios festejando su aniversario de bodas, etcétera.

Aún no termina el año, pero no importa lo que venga: el One On One Tour en el Azteca fue el concierto de 2017.

Setlist:

  1. A Hard Day’s Night
  2. Save Us
  3. Can’t Buy Me Love
  4. Letting Go
  5. Got to Get You Into My Life
  6. Let Me Roll It
  7. I’ve Got a Feeling
  8. My Valentine
  9. Nineteen Hundred and Eighty-Five
  10. Maybe I’m Amazed
  11. We Can Work It Out
  12. In Spite of All the Danger
  13. You Won’t See Me
  14. Love Me Do
  15. And I Love Her
  16. Blackbird
  17. Here Today
  18. Queenie Eye
  19. New
  20. Lady Madonna
  21. FourFiveSeconds
  22. Eleanor Rigby
  23. I Wanna Be Your Man
  24. Something
  25. A Day in the Life / Give Peace a Chance
  26. Ob-La-Di, Ob-La-Da
  27. Band on the Run
  28. Back in the U.S.S.R.
  29. Let It Be
  30. Live and Let Die
  31. Hey Jude

    Encore:

  32. Yesterday
  33. Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band (Reprise)
  34. Helter Skelter
  35. Birthday
  36. Golden Slumbers
  37. Carry That Weight
  38. The End

Referencia: Setlist.fm

No te pierdas:

U2 ya es mexicano: reseña de The Joshua Tree Tour en el Foro Sol